Graciela Iturbide en Gijón

Centro de Cultura Antiguo Instituto (Gijón, Asturias)

Horario: Lunes a viernes, de 18.00 a 21.00 h // Sábados, de 11.00 a 14.00 h y de 18.00 a 21.00 h // Domingos y festivos, de 11.00 a 14.00 h. Visitas guiadas gratuitas los sábados a las 19:30 horas. Sala 2. Del 16 de marzo al 11 de junio.

“La obsesión inconsciente que tenemos los fotógrafos hace que nos encontremos por doquier con el tema que traemos dentro. Los pájaros que yo busco son el pájaro solitario de San Juan de la Cruz, que tiene que ver con el poema Attar. Pueden estar en la realidad, pero sobre todo están en mí, o podría decirse que están espiritualmente en la literatura y por eso es difícil descubrirlos en la realidad. La literatura me inspira a buscar el viaje de los pájaros de Attar, que al final  llegan a encontrarse con ellos mismos en el espejo.”

Graciela Iturbide

Esta magnífica exposición de la fotógrafa mexicana Graciela Iturbide (16 de Mayo 1942, Ciudad de México)  ha sido, organizada por la FUNDACION MAPFRE en colaboración de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular de Gijón (Asturias). Graciela Iturbide es considerada como una de las fotógrafas mexicanas más destacadas de la escena contemporánea internacional, con cuatro décadas de trabajo fotográfico e innumerables premios internacionales como The Hasselblad Foundation International Award in Photography 2008, el más alto galardón que un fotógrafo/a puede tener en la actualidad.

Cabe destacar la serie fotográfica tomada en el cementerio Dolores Hidalgo (Guanajuato, México 1978), según palabras de la artista:

“(…) para mí fue como si la muerte me estuviera diciendo: quieres fotografiarme, estoy aquí… Allí empieza mi serie de pájaros (…)”. “Trabajo sorprendiéndome con lo que veo, no voy con un tema, puedo traerlo dentro de mí, lo encuentro, me sorprende”.

Graciela Iturbide

Un guiño a Magritte en un escenario cotidiano y real como el cementerio. Obras como Nuestra Señora de las Iguanas, Mujer Ángel en el desierto de Sonora, Novia Muerte, Perros perdidos, Autorretratos, retratos de la serie Sonora, Sacrificio de la serie de carneros, conejos expuestos en el mercado, mirando al espectador su destino y recordándonos el nuestro. Todo un enriquecedor registro fotográfico sin pérdida y con encuentro.

Obra de Graciela Iturbide. Fotografía de Eulalia Baena

En la obra Méjico, quiero conocerte, una calavera con casco militar mirando al frente, expuesta en un escaparate que refleja la sombra de un ciudadano, es toda una expresión precisa del espejo de lo que somos y damos. Está ahí, en la calle, en la vida diaria, sin grandilocuencias.

Nuestra Señora de la Iguana. Fotografía del catálogo de la exposición.

De su conocida serie En el baño de Frida Khalo, me interesaron los corsés porque, para mí, son clavos punzantes de salvación momentánea para erguir lo destrozado. Graciela se fotografía los pies en la bañera como el  cuadro de Frida Lo que el agua me dejó (1939). La imagen de la prótesis de la artista, su bata de convaleciente con restos de pintura, la ideología y la vida que el agua le dejó.

Personalmente, creo que sus obras conjugan lo bello y lo sublime, lo real y lo onírico de su verdad, “el tema que llevamos dentro”, el tema de muchos. Su cultura, sus viajes, las situaciones vividas y lo surrealista de la realidad, forman parte de ese encuentro de su psique interior, su realidad sin más pretensiones, dura y hermosa como la tierra.

Fotografía: Eulalia Baena. Título: Mi reflejo en la obra de Graciela Iturbide.

Más información en:

Nota informativa en Gijón Cultura

Web de la artista

Entrevista en Apapacho Gallery

Texto e imágenes: Eulalia Baena

Revisado por: Irene Villén

Imagen superior: fotografía tomada de la web de la artista

 

No Comments

Post A Comment