Tránsitos – Fernando Baños

El artista Fernando Baños recoge sus últimos cuatro años de trabajo en una exposición ubicada en los Reales Alcázares de Sevilla. “Tránsitos”, comisariada por Carmen Carmona, hace un recorrido articulado en torno a series que atestiguan su concepción sobre la actividad artística: un proceso cíclico de continua experimentación, conceptualización y transformación, en el que se abordan diversas técnicas; desde el dibujo y la pintura hasta el collage o la serigrafía.

La muestra exhibe obras de dinamismo compositivo, en las que la relación entre formas depuradas y fondo generan una sinergia más parecida al juego. Los estudios formales junto a los conceptos a los que van unidos refuerzan la idea de tránsito; algo que se está desarrollando y está en constante evolución, siempre desde una perspectiva vitalista.

La exposición contiene además numerosas piezas que hacen referencia a iconos de la Historia del arte, como Malevich, Calder o Jean Arp, artistas a los que rinde homenaje; al igual que recibe influencias musicales, visiblemente en obras como “El vuelo de la mosca” o “El Pequeño Mozart”. Empezando por su serie “Cosmos”, podemos ser conscientes de la importancia que posee la geometría en su obra; esta vez de figuras imposibles, envueltas en el misticismo del mandala. La serie “Lacerías”, en la que toma como punto de partida la ornamentación árabe para otorgarle una nueva forma y significado, finalmente se superpone y recorre la superficie de los cuadros. Ya en “Quarks”, las formas presentan una mayor organicidad. Adquiere la idea de la configuración de la materia como módulos que se repiten hasta el infinito, formas “elásticas” que se angulan de manera quebradiza aportando tensión a las composiciones.

En su última serie, titulada “VANITAS”, el artista aborda el tema de la muerte sirviéndose de la ironía y el humor, haciendo un canto positivo a la vez que burlesco de ella. Aún con reminiscencias formales a la serie “Quarks”, introduce la técnica de la serigrafía y repetición de motivos como recurso pictórico, conectando con obras de Andy Warhol y Roy Linchestein, entre otros. En definitiva, se trata de una exposición que muestra la prolífica obra del artista, las inquietudes que lo han movido durante los últimos años y la perseverancia en el trabajo de continua experimentación, que ha jugado un papel clave en su obra.

Clausura: 26 de febrero.

Texto: Lucía Tello.

No Comments

Post A Comment