1957-1975. Entre la Figuración y la Abstracción, la acción.

 El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC, Sevilla) alberga la exposición ‘1957-1975’. Una muestra colectiva que reúne más de 200 obras, entre pintura, escultura, instalación, vídeo y fotografía, de artistas nacionales e internacionales.

Una exposición comisariada por el director del Museo, Juan Antonio Álvarez Reyes donde se analiza la obra abstracta y conceptual de una época donde surgieron importantes grupos artísticos. La selección de obras que pertenecen a la colección permanente nos brinda una gran oportunidad para contemplarla y escuchar el trozo de historia que nos quiere narrar.

En la entrada te reciben los 50 nombres de los artistas que componen la muestra, todos  influyentes dentro y fuera de este marco histórico. Cabe resaltar cuatro nombres femeninos: Elena Asins, Marta Minujin, Soledad Sevilla y Valie Export.

Las casualidades han permitido que haya visitado la exposición varias veces, algo poco habitual. Pero el hecho de albergar una gran representación de artistas importantes, hace fácil que coincidas con la obra del mismo autor en otras exposiciones y quieras volver para repetir la experiencia, si es posible. En este caso la accesibilidad del Museo lo ha permitido. Por una parte, tuve la oportunidad de escuchar al artista Juan Serrano (Equipo 57) hablar de su trabajo junto al galerista Rafael Ortiz, en las Jornadas Culturales What´s Art (Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla). Fue una invitación para volver a ver las piezas y el film sobre gouaches que se encontraban en esta muestra. Otra invitación a volver llegó a principios de mes, en una visita al Museo Carmen Thyssen (Málaga) mientras disfrutaba de la espectacular exposición Reflejos POP. Compuesta por cuatro propuestas creativas influenciadas por este movimiento, pude encontrar una selección de piezas pictóricas del Equipo Crónica.

Independientemente del motivo para venir a verla, en cada una de las visitas he encontrado nuevos matices y perspectivas, así como otras formas de interpretar las piezas. Esa es la revelación que te produce el arte, al igual que ocurre cuando lees un libro o ves una película por segunda vez.

Podría contar la experiencia en esta exposición en función de cada encuentro. En cualquier caso, el comienzo de todos los itinerarios posibles es la sala dedicada al Equipo 57. Tal y como sugiere el texto en el que se explica el contenido de la exposición, empiezo mi recorrido de izquierda a derecha y, al llegar al final, hago el camino inverso y vuelvo al principio. Un guiño al concepto capicúa, al que hace referencia el propio título de la exposición. Dos fechas, números con un contenido histórico que unen las piezas expuestas, pero que, distribuidas en las nueve salas, cada una de ellas nos cuentan relatos independientes de muy diversas tendencias.

El Equipo 57 (1957-1962) fue un grupo formado en su mayoría por artistas cordobeses como José Duarte, Juan Cuenca, Agustín Ibarrola, Juan Serrano y Ángel Duarte. Partían de investigaciones espaciales y de abstracciones geométricas de los 50. De este grupo de vanguardia, que basaba buena parte de su actividad en la acción social, encontramos además de sus piezas abstractas, documentación y dibujos relacionados con los gouaches.

Equipo 57

Equipo 57

El tiempo se detiene si entramos en la segunda sala, dedicada al grupo AFAL (la Agrupación Fotográfica de Almería). Un grupo que comenzó en los 50 y reunía a los mejores fotógrafos españoles de esa generación: Joan Colom, Paco Gómez, Carlos Pérez Siquier, Gonzalo Juanes o Gabriel Calladó entre otros.

Grupo AFAL

Grupo AFAL

Colores oscuros impregnan la siguiente sala. Un recorrido por el informalismo y la abstracción a través de piezas de Manolo Millares (figura fundamental del grupo El Paso), José Guerrero, Lucio Muñoz, José Ramón Sierra, Néstor Gasterretxea, Gerardo Delgado, Elena Asins, Roberto llimós Oriol y Juan Suarez. Piezas con un alto componente simbólico muy necesitado en aquellos años de censura iconográfica.

La reflexión sobre la línea y la abstracción geométrica predominan en las piezas de César Paternosto, Gerardo Rueda o Jordi Teixidor (miembro del Grupo Cuenca), que rozan el minimalismo. En otra sala encontramos piezas de Manuel Barbadillo y Soledad Sevilla basadas en una obra abstracta estructurada con el uso de la creación modular.

Pese a la situación política, se iban desarrollando propuestas conceptuales. Varios espacios son dedicados a las prácticas sociales del cuerpo y al arte de comportamiento, con piezas de Bruce Nauman, Valie Export y Nacho Criado, entre otros. Uno de ellos dedicado a Marta Minujin, artista clave en las puestas en escena performática y que en los años 60 desarrolla un trabajo entre el POP y conceptual. En la pieza MINUCODES, explora los comportamientos de diferentes ámbitos sociales en una misma situación, para lo cual invitó a una fiesta a personas de cuatro grupos sociales y culturales distintos que fueron grabados.

Bruce Nauman. Art Make-up, 1967-68.

Bruce Nauman. Art Make-up, 1967-68.

Un cuerpo que sale de un cuadro es la expresiva pieza de Rafael Canogar (La Escapada) que te da la bienvenida a esta sala cuyo discurso es el pop político. También encontramos piezas de Francesc Artigau, Artur Heras, Espacio Crónica y José Iranzo “Anzo”.

Sala Pop político.

Sala Pop político.

El recorrido termina con obras de los artistas Alfredo Alcaín o Guillermo Pérez Villalta, referencias de las primeras incursiones a la Nueva Figuración.

Entre las 200 piezas, es indispensable resaltar en el recorrido expositivo, cuatro esculturas/instalaciones de tendencias muy diferentes.

  • Néstor Basterretzea (Vizcaya, 1924-2014). Luna abuela (1972). Bronce sobre madera.

Este creador polifacético, que utiliza técnicas plásticas propias del arte de vanguardia, fue cofundador de los grupos artísticos Equipo 57 y Grupo Gaux. Un estudioso de la antropología vasca que repercutió en su práctica escultórica. Luna abuela de La serie cosmogónica, está inspirada en la mitología vasca de los dioses tutelares y la Madre naturaleza, todo ello realizado en piedra y madera de formas abstractas y una figuración esquematizada.

6

Néstor Basterretzea. Luna abuela, 1972.

                                       

  • José Luis Alexanco (Madrid, 1942). Movimiento Transformable IV (1968). Poliéster pintado.

El estudio del gesto humano, las torsiones y movimientos de la figura a través de la geometría analítica le llevan a ser uno de los impulsores de la experiencia del Centro de Cálculo de Madrid. La agrupación de figuras que conforman esta pieza, es el resultado final del proceso de generación automática de formas plásticas en que trabajaba, rozando las propuestas teóricas del arte conceptual.

7

José Luis Alexanco. Movimiento Transformable IV, 1968.                                    

  • Darío Villalba (San Sebastián, 1939). Persona 72 (1972). Instalación: pintura acrílica, dibujo, molde.

Su obra es una constante exploración, una investigación  tanto de los límites entre la fotografía y la pintura, como de aquellos que separan el objeto, la instalación y la escultura. A mediados de los sesenta elabora un lenguaje personal, mediante el empleo de la fotografía como soporte pictórico, actitud estética que hoy nos parece reciente.

8

Darío Villalba. Persona 72, 1972.                                       

  • Espacio Crónica (Valencia, 1964-1981). Conde-duque de Olivares (1971). Cartón y pintura sintética sobre madera.

Colectivo fundado por los valencianos procedentes de Estampa Popular; Rafael Solbes, Manuel Valdés y Juan Antonio Toledo. Cercanos al pop europeo, donde su actividad posee una fuerte carga social, desarrollan crónicas de denuncia sobre la situación política y la lucha de clases en España.

9

Espacio Crónica. Conde-duque de Olivares,1971.

La muestra está acompañada por documentación sobre tres galerías fundamentales en la Sevilla de los 60 y 70, como fueron La Pasarela (capitaneada por Enrique Roldán), Juana de Aizpuru y la galería M-11, además de los inicios del Museo de Arte Contemporáneo de Sevilla creado en 1970, que actualmente está integrado en el CAAC. También incluyen publicaciones y carteles clandestinos procedentes del Archivo Histórico de Comisiones Obreras de Andalucía que contextualizan el momento político y social en que se produjo el arte entre esas fechas.

La exposición se encuentra hasta el 11 de septiembre.16, y no descarto un próximo encuentro, en el que pueda experimentar un nuevo recorrido o una interpretación diferente sobre la creación en esta época con una restringida y relativa libertad de expresión.

Y para terminar, vuelvo a la primera fecha, para recordar el manifiesto inaugural del Equipo 57,

“Cuando en nombre de una libertad en las artes plásticas, de un arte nuevo, se nos presenta un panorama deformado, equívoco, impuesto por circunstancias comerciales, políticas, religiosas, que han relegado al intelectual y al artista fuera de la vida, nosotros nos rebelamos con la historia entera, con los días calientes todavía de las últimas revoluciones plásticas, contra las maniobras monopolizadoras de los marchands y de las galerías de arte, y contra los organismos oficiales destinados a la instrucción pública”

Sandra Galindo

Expressan

No Comments

Post A Comment